Donde comer plaza mayor

Dónde comer paella en madrid

Una vez que haya llenado sus deliciosos platitos, tendrá que arreglárselas para mantenerlo todo equilibrado mientras se abre paso entre la multitud de gente a la caza de un taburete libre en una de las poquísimas mesas que hay en medio del mercado.

El nombre del restaurante, que significa “acuario”, procede de los grandes ventanales que dan a la calle. Las mesas de fuera se refrescan con grandes ventiladores que rocían agua, pero preferimos comer dentro, intrigados por el gran mostrador tras el que hay decenas de botellas en estanterías con espejos.

La clientela también es muy agradable: señoras refinadas, algo mayores, y hombres elegantes, casi todos de Madrid, asiduos que evidentemente se reúnen para comer con amigos en este establecimiento de aspecto algo bohemio.

Nos encontramos por casualidad con la Taberna el Buo, en el corazón de Chueca, justo antes de dirigirnos al aeropuerto. Éramos reacios porque solemos rehuir los lugares con ladridos que intentan atraerte pero, atenazados por el hambre y las prisas, nos dejamos convencer e inesperadamente comimos muy bien.

¿Cuánto cuesta una paella en Madrid?

La paella, no sólo la nuestra sino todas las demás de la carta, tiene un precio de unos 18 euros por persona (mínimo para 2 personas). Las raciones son muy generosas e incluso pidiendo sólo éste se puede cenar cómodamente.

  Que hacer de comer cuando no sabes que hacer

¿Cuánto dinero hay que llevar a Madrid?

Presupuesto diario: 135 € para 2 personas. 48 euros por persona. 22 euros por persona.

¿Dónde comer en el Mercado de Madrid?

Los mejores mercados de Madrid son el Mercado de San Miguel y el Mercado de la Paz para tapear, los mercados de San Antón, San Ildefonso y Platea para comer y beber, el Mercado de la Cebada para comprar alimentos frescos y el Mercado del Rastro para ir de compras los domingos.

Plaza mayor madrid qué ver

En cuanto a precios, hay para todos los bolsillos. Los restaurantes que probé, a excepción de 100 montaditos y el quiosco dentro del parque del Retiro, los situaría en la gama media con un gasto de unos 15-22€ por persona.

Por unos pocos euros puedes desayunar o tomar un tentempié rápido a lo largo del día. También hay ofertas especiales que incluyen una bebida. Por supuesto, también puede comprar productos envasados para llevárselos a casa.

Famosa cadena española que poco a poco se expande más allá de las fronteras nacionales (por ejemplo, en Italia) y ofrece 100 montaditos diferentes, es decir, un centenar de bocadillos variados con productos salados y dulces.

En la calle Botoneras 6, una pequeña calle que lleva a la Plaza Mayor, está este típico restaurante español al que solía ir los sábados y sobre todo los domingos a comer el famoso bocadillo de calamares. La elección es tuya, puedes disfrutarlo en la mesa o en el mostrador, o puedes pedirlo y llevártelo (para llevar) a un coste de 3€ y devorarlo quizás justo en la plaza cercana.

  Comer higos secos por la noche

Gustos madrid plaza mayor

Los comensales se sientan en el mostrador de madera y observan cómo los cocineros preparan su comida. El menú ofrece una selección de platos que mezclan cocina americana y asiática y una corta pero excelente carta de vinos.

Este moderno bar de tapas, a las afueras de la Cava Baja, lleva las tradicionales tapas españolas a otro nivel y, para muchos, ofrece la mejor tortilla de Madrid: una versión rica y pegajosa con cebolla caramelizada.

Tome asiento en la barra para un bocado rápido o siéntese si quiere probar platos diferentes. La carta se divide en varias categorías: pintxos prensados, pintxos de lujo, platos generosos y trufas, setas y foie gras.

Plaza mayor madrid

Una vez que haya llenado sus deliciosos platillos, tendrá que ingeniárselas para mantener todo en equilibrio correteando entre la multitud de gente a la caza de un taburete libre en una de las escasísimas mesas del centro del mercado.

El nombre del restaurante, que significa “acuario”, procede de los grandes ventanales que dan a la calle. Las mesas de fuera se refrescan con grandes ventiladores que rocían agua, pero preferimos comer dentro, intrigados por el gran mostrador tras el que hay decenas de botellas en estanterías con espejos.

  Los perros pueden comer pistachos

La clientela también es muy agradable: señoras refinadas, algo mayores, y hombres elegantes, casi todos de Madrid, asiduos que evidentemente se reúnen para comer con amigos en este establecimiento de aspecto algo bohemio.

Nos encontramos por casualidad con la Taberna el Buo, en el corazón de Chueca, justo antes de dirigirnos al aeropuerto. Éramos reacios porque solemos rehuir los lugares con ladridos que intentan atraerte pero, atenazados por el hambre y las prisas, nos dejamos convencer e inesperadamente comimos muy bien.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad