Como comer torta del casar

Jamón crudo de pata negra

En la región se producen 3 Tortas, dos de las cuales han obtenido el reconocimiento de DOP, son muy similares entre sí, elaboradas con leche de oveja y cuajo vegetal de cardo, la zona de producción cambia principalmente:

Según el pliego de condiciones, la DOP Torta del Casar se elabora con leche de oveja de las razas merina y entrefina, la leche se procesa cruda y se añade cuajo vegetal del género Cynara carduncolus.

La cuajada queda compacta pero muy blanda, se rompe y se prensa para que salga el suero sobrante y luego se vierte en moldes. La parte superior del queso se sala a mano.

La Torta de la Serena es producida por una cooperativa con sede en Castuera (Badajoz) y cuenta con un centenar de socios para una producción anual de 550 mil litros de leche de oveja merina.

Corazón ibérico

Para disfrutar plenamente de una Torta del Casar, primero debe ponerse a temperatura ambiente antes de comerla. Si desea consumirlo en pocos días, utilice un cuchillo afilado para abrir la parte superior del queso como si fuera a quitar la tapa y apártelo sin romperlo, dejando accesible el interior cremoso del queso. Utilice un cuchillo de punta redonda para untar el queso en pan fresco o ligeramente tostado. Cuando termine, vuelva a colocar la tapa y guárdelo en el frigorífico.

  Puede un diabético comer tortilla de patatas

Si no se va a consumir en poco tiempo, córtelo en porciones cuando aún esté frío para que no se deshaga, envuelva cada porción en plástico transparente y caliente sólo la porción que vaya a consumir en ese momento.

Pata negra

Ingredientes (para 8 personas): para la tortita: 150 g de remolacha cocida, 100 ml de leche, 1 huevo, 90 g de harina, una pizca de sal, 1 ajo. Para el relleno: 200 g de bizcocho El Casar a temperatura ambiente.

Preparación: Poner la remolacha, el ajo, la sal, la leche y el huevo en el vaso de la batidora y batir hasta obtener una pasta fina. Incorporar la harina, removiendo hasta que la mezcla sea homogénea.

Untamos una sartén antiadherente grande con aceite, que ponemos a fuego medio-bajo. Verter la mezcla, poco a poco, hasta formar una tortita del tamaño de la sartén. Cuando empiece a hervir, le damos la vuelta con la ayuda de un plato y con cuidado. Cocer un minuto por el otro lado y reservar hasta que se enfríe.

  Comer en aleman

Una vez fría, untamos la tortita con el queso y la enrollamos como un brazo de gitano. Envuélvelo en papel transparente, y mantenlo frío durante al menos 2 horas o directamente en el congelador (media hora) para poder cortarlo mejor.

Jamón ibérico

400 g de raviolis con ricotta y espinacas, una cebolla, 200 g de pulpa de tomate o, si lo prefiere, tomates pelados, 30 g de queso parmesano rallado, tres ramitas de albahaca, aceite de oliva virgen extra, pimienta al gusto y sal al gusto.

Limpiar la cebolla, cortarla en rodajas y calentarla en una sartén con dos cucharadas de aceite. Cuando la cebolla empiece a sofreírse, añadir la pulpa de tomate o los tomates pelados y previamente machacados con un tenedor, sal y pimienta. Añadir la albahaca picada con las manos, diluir la salsa con medio vaso de agua caliente, remover y cocer a fuego lento durante 15 minutos.

Mientras tanto, calienta una olla llena de agua en la cocina y, cuando empiece a hervir, añade sal y echa los raviolis. Cocerlas al dente, escurrirlas y añadirlas a la sartén con la salsa de tomate.

  Sitios originales para comer en málaga

Espolvorear con queso parmesano rallado, rectificar de sal y pimienta al gusto personal, remover y pasar los raviolis a una fuente de servir. Rocíelos con la salsa, decore el plato con un mechón de albahaca y sírvalo en la mesa.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad