Como comer calçots

Cochinillo

Se colocan crudas, sin limpiar, para cocinarlas sobre una llama abierta, preferiblemente de leña verde con mucho humo. Lo cocinamos en un bonito fuego de restos de pino y brezo, mucha llama y mucho olor. Hay que esperar a que se ennegrezcan y salgan burbujas acuosas de la zona chamuscada….

Luego, los pones a “dormir” bien envueltos en papel de periódico y dentro de una manta (como el viejo relleno de la foto), para mantenerlos calientes mientras preparas la siguiente tanda y terminas de cocinarlos.

Calçotada

Durante el invierno, los calçots son sin duda los reyes de la gastronomía catalana. Las “calçotades” son tremendamente populares en esta época del año… Un producto fácil de cocinar, sano, sabroso, tierno y absolutamente delicioso. Pero, ¿qué son los calçots? ¿Sabe cuándo y dónde encontrarlos? ¿Cómo cocinarlos? ¿Y la “salsa romesco”? En este post le explicamos todo lo que necesita saber sobre ellas.

  Comer en playa blanca

El cultivo del calçot consta de dos ciclos: en el primero, el bulbo de la cebolla se cultiva entre octubre y diciembre y la planta se trasplanta, mientras que en el segundo ciclo se obtiene el calçot. Los calçots se cosechan cuando las plantas miden entre 15 y 20 centímetros, lo que suele ocurrir entre los meses de noviembre y abril, dependiendo de la zona y el territorio en que se planten. En total, por cada cebolla plantada se obtienen de 4 a 12 calçots.

Escalivada

Así que podemos empezar desde aquí, como si abriéramos el recetario y anotáramos las recetas a bolígrafo, a lápiz o, a veces, pegando fragmentos de revistas, y añadiendo notas en los márgenes, junto con las manchas de salsa o mantequilla. Creo que la cuestión está aquí.

  Donde comer en ribeira

4 boniatos (preferiblemente de color naranja, pero también se pueden sustituir por calabaza, zanahorias o incluso coliflor)2 cebollas medianas1 raíz de daikon (sirve para espesar y hacer cremosa la sopa, ¡créeme!)aceite de oliva extravirgenvasal o acidulosa de umeboshi

para completar: caldo, o agua, leche (o incluso bebidas vegetales) y para terminar, semillas de su elección (calabaza, girasol, lino, pero también avellanas o nueces tostadas) y especias (cúrcuma, jengibre, pimentón o cayena).

Érase una vez un lobo, tan hambriento como cualquier lobo digno de ese nombre en cualquier historia que se precie. Vivía solo en una casa en el bosque, todo rodeado de nieve y frío, harto de comer siempre sopa de verduras…

Y aquí es donde entra el lobo, o mejor dicho el llop, protagonista de una historia muy tierna con la que practicamos caligrafía, onomatopeyas, dibujos e interpretaciones. El llop soñaba con un guiso de ovelleta, pero cuando en una noche oscura y tormentosa una oveja de verdad llama a su puerta, el lobo descubre poco a poco que es tremendamente vegetariano.

  Que embutido puede comer un diabetico
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad