Comer en aviles

¡Oh Mio Dio! Mia Madre E’ Cannibale (1988)

Xavier fue un excelente anfitrión que se desvivió por explicarnos la ciudad y la región. Nos dio consejos sobre los lugares de interés que debíamos ver durante nuestro viaje, que seguimos y realmente disfrutamos de esta región de España. La habitación era agradable en una zona tranquila de la ciudad. Xavier también proporcionó aparcamiento privado cerca de la propiedad. Fue una delicia hablar y tratar con alguien tan apasionado por su sector y su provincia.

La ubicación era perfecta para nosotros, desviándonos del Camino Norte y cortando hacia el sur en dirección a Primitivo y evitando el corredor urbano al oeste de Avilés. Javi fue muy amable en la recepción. Un suntuoso restaurante parilla está justo al otro lado de la calle, exactamente lo que necesitábamos después de 25 km de caminata.

TIEMPO EXTRA – Javorcic: “Terminamos el año de la mejor manera

El actual edificio del ayuntamiento, del siglo XVII, que sigue el modelo postherreriano en su construcción, está situado en un triángulo formado por el ayuntamiento, la casa de García Pumarino y el palacio del marqués de Ferrera.

  Soñar con comer caca

El Palacio de García Pumarino, un edificio del siglo XVII que mantiene una armoniosa fachada con el ayuntamiento, fue construido por el avilesino Rodrigo García Pumarino. La arcada incorpora siete arcos que dan a la calle y una ventana en cada uno de ellos, los laterales albergan un balcón en el piso superior. Hoy alberga los cines “Marta”, antes “Marta y María”, en honor a las dos hermanas de la novela de Palacio Valdés que supuestamente vivieron en el edificio.

Otros edificios destacables son: la iglesia de Santo Tomás de Cantorbery en Sabugo, de estilo neogótico diseñada por Luis Bellido, el teatro Palacio Valdés, edificio neobarroco de Manuel del Busto, la Escuela de Artes y Oficios y el Gran Hotel, ambos obras. de Armando Fernández cueto, o el Hospital de Caridad de Manuel del Busto y Tomás Acha

El corazón comestible de la palmera del Chaco

Si has terminado tu itinerario por Oviedo al principio de este primer día de tu viaje de tres días a Asturias, puedes ir a la playa a pasear y relajarte un rato, o volver a las calles del casco antiguo para tomar algo en un ambiente totalmente asturiano.

  Comer en tejeda

En la intersección de las calles Galiana y San Francisco se encuentra la Casa Municipal de Cultura, con un pequeño jardín delante. Aquí le recomendamos que se relaje y disfrute del ambiente local, ya que nuestro viaje de tres días a Asturias termina aquí.

7 de octubre de 2022

Para los no iniciados, el Principado de Asturias se extiende a lo largo de unos 10.000 km en el norte de España, una zona puramente costera y accidentada que cuenta con impresionantes playas y hermosas bahías y cuevas naturales.

Llegar a “mi” Playa, sin embargo, no habría sido fácil: desde el aeropuerto, de hecho, me esperaban nada menos que dos autobuses (el primero hasta Avilés, y un segundo de Avilés a Cudillero, por la ruta “Avilés-Oviedo”). A continuación, se paseó durante media hora por el pueblo de Castenaras.

Hay que tener en cuenta que me encontraba en un lugar que no conocía, y en pequeñas aldeas aisladas, cuyos habitantes no sólo no sabían inglés, sino que en su mayoría eran reacios a intentar ayudarte con el idioma.

Sin embargo, terca y decidida, fui y encontré la playa, hermosa, salvaje y realmente “tranquila”, un lugar “todo mío”, que había querido visitar desde la infancia, y que por fin pude disfrutar.

  Comer cardo

“Te quiero” y “¡eres mi salvador!” fueron las palabras que no dejé de pronunciar mientras el señor me mostraba los horarios y las paradas de Oviedo, y le escuchaba impresionado por su amabilidad y preparación.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad